jueves, 2 de abril de 2015

Algunas prácticas artísticas relacionadas: La deriva y el andar como práctica estética




La deriva surrealista

Con las herramientas necesarias para realizar nuestras fotografías, "planearemos" por la ciudad con la intención de experimentar sensaciones conectando con la situación onírica que nos presta, observando de cerca aquello que queramos registrar.

En esta deriva, armonizaremos con nuestra manera poética de ver la ciudad, haciéndonos uno con ella. "Cada artista –cada ser humano, podríamos decir– da un nombre a las cosas completamente distinto del de los otros hombres y mujeres, y concibe y percibe el mundo de otra manera, erigiendo sobre ello su discurso poético." Se trata de que el artista, el observador "haga suyo algún objeto, algún espacio, algún aspecto de la realidad: la atmósfera espectral de las plantas fabriles abandonadas, la multiforme apariencia de un barrio de la memoria, la inquietante mirada de un objeto incomprensible depositado en la acera: al hacerlos suyos, el observador-artista-poeta es uno con ellos, y esos espacios y objetos pasan a ser recodos de su propio ser, habitaciones de su psique y de su mente."

"Poiesis es un término griego que significa 'creación' o 'producción', derivado de ποιέω, 'hacer' o 'crear'."  La manera de hacer, automática e irreflexiva, pasiva, que no dictada por la razón, es la baza principal de la deriva, que deja afluir el inconsciente. Decía Bretón: “Lo propio del surrealismo consiste en haber proclamado la igualdad total de todos los seres humanos ante el mensaje subliminal, el haber sostenido constantemente que ese mensaje constituye un patrimonio común que exige de cada uno su reivindicación particular y que a toda costa ha de dejar dentro de muy poco de ser considerado como el privilegio de unos cuantos”.


Aquí os dejo algunos juegos del Grupo Surrealista de Madrid, para inspirar las acciones:

Y una reflexión sobre "El pensamiento poético" y qué es para ellos "El surrealismo en su presente".
"En el pensamiento poético una cosa no tiene un único sentido, como en el resto de los pensamientos aludidos, sino que una misma cosa tiene infinitos sentidos, es infinitas cosas a la vez: rosa, azucena, cuenco, duna, vasija, monte, pez rosado, valle, etc., etc. Así, el enigmático object trouvé que encuentro en el contenedor de basura o al lado de la acera, se me presenta indefinible en su pluralidad de sentidos, irreductible a una única interpretación –y la interpretación es el dominio de lo múltiple, como enseñaba Nietzsche–, y su carácter críptico, inexplicable, perturbador, me sobrepasa de tal manera por la enorme cantidad de mensajes distintos que emite, que he de rendirme a su magia y considerarlo objeto mágico cotidiano por el potencial de realidades que es al mismo tiempo.

Y es en este sentido en el que es subversivo este tipo de pensamiento: en tanto que propone maneras distintas de ver y de enfrentarse a la vida, maneras distintas de percibir y sentir la realidad, completamente distintas a aquellas establecidas y propagadas por la convención social. Se trata aquí de gozar de la diversidad del mundo, de afirmar su multiplicidad y disfrutar de ella, sentir los seres que nos rodean no como medios para fin alguno que no sean ellos mismos, para ser uno con el mundo, en definitiva, pues la meta de la obra artística o poética, a mi entender, no es otra que esa: hacerse, por un instante, uno con el mundo, en su pluralidad esencial, más allá de la razón práctica o teórica, incluso en contra de tales formas de razón." (Jesús García Rodríguez)

El Grupo Surrealista de Madrid edita una recopilación de acciones realizadas en un solar liberado en el barrio de Lavapiés: "Las mercancías mueren, las cosas despiertan"





El andar como práctica estética

Relacionado con este concepto, tenemos la obra de Francesco Careri y el grupo Stalkers.


Walkscapes trata del deambular como arquitectura del paisaje. Caminar como forma de arte autónoma,acto primario de transformación simbólica del territorio, instrumento estético de conocimiento y modificación física del espacio ?atravesado? que se convierte en intervención urbana. Del nomadismo primitivo al dadaísmo y el sur realismo, de la internacional letrista a la internacional situacionista y del minimalismo al land art, este libro narra la percepción del paisaje a través de una historia de la ciudad recorrida. Francesco Careri (Roma, 1966) se licenció en arquitectura en Roma en 1993. Desde 1996 desarrolla en Nápoles su investigación para el doctorado, con la tesis titulada El recorrido. Es miembro del laboratorio de arte urbano Stalker, una estructura abierta e interdisciplinar que realiza investigaciones sobre la ciudad a través de experiencias de transurbancia por los espacios vacíos y de interacciones con los habitantes. 




Más información en estos enlaces:



La Internacional Situacionista y el urbanismo

La Internacional Situacionista (1957-1972) fue un movimiento fundado por Guy Debord y formado por artistas e intelectuales. Entre sus principales objetivos estaba el de acabar con la sociedad de clases en tanto que sistema opresivo, y el de combatir el sistema ideológico contemporáneo de la civilización occidental: la llamada dominación capitalista. Sus obras y propuestas influyeron notablemente en la cultura europea, y son aún vigentes por cuanto centran su interés en las interrelaciones entre cultura y política, y por su reinvindicación del espacio público como lugar de creación cultural y acción política.  








 Más información



Ejemplo de intervención situacionista en la ciudad:
(Viña del Mar, Chile)